0
0
0
s2sdefault

¿Cómo trabajamos las educadoras sociales del Programa de Formación e Integración Social (PFIS) en el ámbito penitenciario?

En el módulo 2 de la prisión de A Lama desarrollamos un proyecto socioeducativo para jóvenes menores de 30 años.

Desde la normalización, el descubrimiento, la cooperación y la individualización se promueven aprendizajes significativos donde los participantes adquieren competencias personales, sociales y cognitivas para afrontar y gestionar su reinserción.

La puesta en marcha de este proyecto es una apuesta por trabajar desde un nuevo enfoque en cuanto a la forma de procesar la información y adquirir competencias. El método y la selección de los recursos van acordes con la problemática a tratar, a la persona que está pasando por ella y qué se va a hacer para responder y solucionar esas necesidades. Está diseñado, por lo tanto, para aprender y poner en práctica de forma integrada, en contextos y situaciones diversas.

Durante el 2018 han participado 21 personas en el programa siendo el número actual de participantes 12. Los participantes están implicados en su proceso de recuperación propiciando la creación de una red de apoyo social y emocional, cambiando actitudes y sentimientos antisociales por competencias personales, reduciendo la dependencia a las drogas y mejorando su nivel de rendimiento e inclusión en procesos formativos y sociales.

Para complementar el trabajo que realizamos en prisión durante todo el año se han realizado durante el mes de Julio actividades lúdicas y educativas en las que se han tenido en cuenta los intereses y motivaciones del grupo.

La prisión de A Lama tiene una emisora de radio propia y la hemos aprovechado para contar la experiencia de lo que supone estar participando en el programa. Al principio costó un poco soltarse pero la actividad acabó derivando en una comunicación reflexiva y fluida.

A Lama desarrolla un programa de terapia asistida con animales, en el cual Mora y Bandi son la perra y el perro labrador que se encargan de ella. Gracias a la generosidad del equipo de A Lama que nos cedieron el espacio, pudimos llevar a cabo una sesión donde disfrutamos de la compañía de Mora y Bandi y que supuso una gran mejora de ánimo en el grupo.

La última actividad fue la práctica de Mindfulness donde aprendimos a relajarnos y a conseguir que la mente no vaya tan deprisa. Estuvimos plenamente conscientes y fue auténtico. Gracias a nuestra compañera de Érguete Inma por su colaboración.

Han sido actividades que han ayudado a salir de la rutina, crear nuevos espacios de participación dentro de la prisión y nuevas experiencias dirigidas a fortalecer y enriquecer la confianza, la apertura y el diálogo.

Agradecemos al equipo técnico del módulo 2 por darnos tantas facilidades para llevar a cabo este programa y también queremos poner en valor el trabajo cooperativo que promueven.

Equipo del Programa de Formación e Integración Social.

Animacion PFIS